Campañas publicitarias de falsa bandera

Hoy os queremos hablar de una acción publicitaria que es la “bomba”, nunca mejor dicho. Hemos traído el concepto político “falsa bandera” a la publicidad, para que podáis entender a través de la metáfora el funcionamiento y la estrategia de algunas campañas de publicidad que podemos ver hoy en día circulando por los medios, tanto digitales como tradicionales.

 

Pero, antes de apoderarnos del término, ¿qué es lo que se conoce tradicionalmente por acción de falsa bandera?

 

Una acción de falsa bandera es, en la terminología que usa la ciencia política, una acción que tiene el objetivo de parecer hecha por unos, cuando en realidad esta hecha por otros, o parecer estar hecha con unos fines, teniendo en realidad unos fines distintos a los que a priori transmite.

A menudo los países y gobiernos usan este tipo de operación para distraer, para disimular o para transmitir una imagen preparada a la audiencia sobre un determinado acontecimiento. A través de este montaje, los gobiernos controlan la opinión pública en su favor.

 

¿Qué es la “falsa bandera” en publicidad?

 

Las acciones publicitarias de falsa bandera son aquellas que, teniendo unos objetivos determinados, demuestra tener otros diferentes, plasmando así en su público una imagen preparada y estratégica de sus intenciones en el mercado.

 

Después de muchos años en el panorama publicitario, este tipo de estrategia ha llevado a las audiencias a malpensar sobre la publicidad. Cada día podemos ver acciones publicitarias de falsa bandera en los medios de comunicación, pero sobre todo en las calles, el llamado marketing de guerrilla (que siendo tan bonito, se ve ensuciado por malas prácticas).

 

Pero dejando esto a un lado tenemos que pensar que la ética en el mundo de la publicidad se ha convertido en un factor clave para conseguir objetivos. Despertar interés y tracción hacia una marca no es fin único del área de marketing de una empresa, también lo debe ser generar un contenido de interés, verídico, sincero y de valor.

 

 

¿Cómo podemos evitar los publicistas caer en las garras de la publicidad de falsa bandera?

 

La respuesta a esto es clara, y se encuentra en dos palabras que ahora se oyen por todos lados, es a través del denominado Inbound Marketing, el marketing de atracción, el enemigo número uno de los que aún utilizan la falsa bandera. El Inbound Marketing se basa única y exclusivamente en la creación, difusión y medición de contenidos de valor para las audiencias.

 

Dejadme hablaros de un caso muy curioso de publicidad de bandera falsa que conocimos hace pocos días:

 

Hablando con un cliente nos dijo que había visto en la calle un cartel de “Se busca perro perdido”. Según nos contó, cuando fue a cortar uno de los números que tenia colgados a modo “flecos” se dio cuenta de que debajo del número de teléfono decía: “pienso para perros”.

 

Y ahora, después de un escandaloso LOL que me viene a la cabeza, os pregunto, ¿Creéis que este individuo estaba actuando ética y honestamente para atraer clientes a su negocio de pienso para perros?

 

Es un claro ejemplo de acciones de publicidad de falsa bandera. Donde acaba el marketing de guerrilla y comienza el black hat.

 

Pero podríamos pasar días hablando sobre algunos más. Por ejemplo el del billete de 50€ impreso en un flyer en cuyo dorso hay publicidad de una empresa de compradores de oro.

 

Seguro que alguna vez te has encontrado con este tipo de publicidad agresiva, falta de congruencia y de sentido ético, y esto son las acciones publicitarias de falsa bandera a las que nos queremos referir hoy, las cuales tienen los días contados y producen rechazo en la audiencia desde el impacto inicial.

 

No podemos olvidar que, si bien el impacto y alcance publicitarios de una campaña son muy importantes, en este mundo no vale todo.

 

Si has encontrado alguna vez una acción similar a las que hemos puesto como ejemplo de “falsa bandera”, puedes dejarla en los comentarios y la debatimos.

 

Nada más por nuestra parte,

 

¡Solo una cosa!

 

Fomenta en tu empresa las buenas prácticas publicitarias y entrarás en el mercado para quedarte.

 

¡Feliz día!

Post a Comment